15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://amorcreciente.com 300 true 0

La realidad oculta detras de las drogas psiquiatricas.

0 Comentario

Uno de los principales males que se ha dado a lo largo de comienzo de este siglo XXI fue lo que muchos denominaron una “pandemia de salud mental”, esto haciendo referencia a la apremiante situación mundial pero focalizada principalmente en los países occidentales en referencia a los problemas de salud derivadas de la depresion, el estres, ansiedad, ataques de panico, trastornos del comportamiento, bipolaridad entre otros males recurrentes al estado mental de las personas lo que indica una verdadera “pandemia” por la magnitud cuantitativa de dicha situación.

En Estados Unidos nación pionera en el mundo en lo que se refiere a tratamientos mentales con el uso de drogas y medicamentos, lo cual es un trabajo continuado las investigaciones que se comenzaron en la Alemania Nazi y en la Inglaterra darwinista, se ha dado un gran impulso a los rapidos tratamientos psiquiatricos para tratar de aplacar esta “pandemia” cabe resaltar que el diagnostico de problemas mentales son unicamente dados unilateralmente por psiquiatras y psicologos y no por medicos ni pruebas de laboratorio ya que las alteraciones en el cerebro humano no pueden ser diagnosticadas de forma habitual y convencional es decir no existe examenes de sangre, orina, saliva, genetico o incluso por medio de escaner cerebral sino unicamente mediante test de preguntas y respuestas alternativos de tal manera nunca se sabe realmente si estamos ante un problema real o autogestionado. El poder que gozan los psiquiatras actuales en los Estados Unidos es muy grande logrando los psiquiatras tener el poder de la policía al determinar quienes representan una amenaza a la sociedad, pudiendo internar poner presos y hasta definir si pueden circular y valerse por sí mismo las víctimas de los determinados problemas de la psiquis los cuales son determinados unilateralmente por estos profesionales.

El famoso periodista e investigador Jon Rappoport ya advertía desde comienzo de siglo sobre cómo la psiquiatría se había convertido en un brazo más del poder del estado para manipular las conciencias de las personas y así lograr un control exhaustivo de la sociedad ¿como lo logran? Es muy sencillo mediante el financiamiento masivo de campañas de desinformación para lograr la manipulación mediante el uso de diferentes medicamentos que alteran el comportamiento. El negocio de las farmacéuticas que juegan a ser Dios y hacerse con ganancias multimillonarias en perjuicio del prójimo es incuestionable.

Según un informe publicado por el instituto de salud mental de los Estados Unidos, alrededor del 33% de los adultos estadounidenses declararon haber sufrido estrés, ansiedad o una gran tristeza a la que les resultaba difícil enfrentarse solos y esto sumado a que casi el 41% de los estadounidenses estaban luchando con problemas de salud mental derivados de la pandemia, como depresión, ansiedad y pensamientos suicidas lo que marca la gravedad del asunto.

Tan solo en Estados Unidos son más de 50 millones de personas consumen diariamente drogas como el Prozac, Zoloft, Paxil o Ritalin que son el equivalente a golpear el cerebro con un martillo, causando graves problemas de alteración del comportamiento que puede llevar a las personas a la violencia y a perder la conciencia y el raciocinio de sus hechos, de tal manera que de esta forma se crea a personas débiles que no tienen ningún control sobre sus propias vidas quitándole la voluntad, por lo cual es mucho más sencillo ser manipulados y controlados.

Un promedio de 225.000 personas mueren anualmente en los Estados Unidos por el consumo de medicamentos psiquiátricos y por los efectos adversos que estos mismos producen en sus organismos.

Otro tema muchas veces ignorado es que estos medicamentos psiquiátricos afectan negativamente el comportamiento principalmente en niños donde estas drogas crean una verdadera “tormenta cerebral” tal es así que los 10 tiroteos en escuelas más terribles registrados en la historia de los Estados Unidos fueron producidos por niños y adolescentes que estaban bajo tratamiento de potentes “medicamentos” que en definitiva son el hilo conductor para unir las causas de estos ataques repentinos de ira que derivan en la muerte y el desastre, un ejemplo claro y evidente de esto fue el terrible tiroteo de Columbine que dejó un saldo de 15 muertos.

Pese a esto en Estados Unidos son más de 10 millones de niños entre los 4 y 12 años de edad que consumen bajo prescripción médica drogas psiquiátricas las cuales son recomendadas desde las escuelas públicas y el sistema de salud que sin diagnósticos creíbles y eficientes por enfermedades sin “patologías” proceden a la medicación de los niños sin saber o ignorando los graves problemas de salud que esto puede generar en los pacientes.

Todo esto deja un grave y trágico panorama delante de nosotros, la situación en las sociedades de este mundo se desploma día tras día.

La tecnología, la globalización, el mundo capitalista y consumista con todos sus derivados de la “nueva era” en definitiva no ha podido traer paz al alma de las personas y por el contrario únicamente ha traído desánimo y una zozobra terrible que hace naufragar y perder las mentes y la sana conciencia de las personas ya sea esto producido por la ineficacia del sistema o adrede para generar una sociedad totalmente controlada y fácilmente manipulada lo cual permite la continuidad de las grandes élites mundiales que se comportan y manejan claramente en forma anticristiana.

Esta “pandemia” de salud mental no se soluciona mediante drogas, tratamientos y otras invenciones humanas creadas con un claro y determinado propósito que es quitar el lugar de Dios en las vidas de las personas, estos graves problemas que aflige el alma de las personas  se puede calmar con la paz que únicamente puede ofrecer y dar Cristo quien dijo “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” Juan 14:27

Jesús mismo dijo “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” la invitación de Jesus sigue siendo la misma y es realmente el único que puede curar de raíz los problemas de nuestra mente, corazón y alma.

La sociedad humana seguirá tratando día y noche por todas las vías posibles de crear confusión, tristeza, miedo y desánimo en las vidas de las personas para alejarlas de la verdad de Cristo ¿caeremos en la trampa? ¿nos dejaremos llevar por la corriente humana?

Que Dios nos de sabiduría y tenga misericordia de nosotros.

TADEO CASTEGLIONE

Articulo anterior
Biografia y testimonio de George Müller
Articulo Siguiente
El discipulado como compañía intensiva

0 Comentario

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.